martes, 19 de julio de 2016

Historias del verano III

Filosofía en las eras

   Todos sabemos qué es la verdad, pero no es fácil encontrar una definición de la misma que convenza a todo el mundo. La religión, la filosofía, la ciencia, las matemáticas…,  todas estas disciplinas han estado buscando la verdad a lo largo de los siglos.
  Está la verdad de los políticos, esos señores que un día dicen una cosa, al día siguiente la contraria, y las dos veces afirman que es verdad -con razón tienen tan poca credibilidad-; tenemos la verdad de la Religión, donde cada corriente religiosa afirma estar en posesión de la verdad, “su verdad”, pero si las religiones son varias y cada cual tiene su propia verdad ¿cuál es “la buena”?  Está la verdad  de los matemáticos; ellos consideran que su verdad es indiscutible pues dicen: 1+1=2, ¿hay alguien que pueda poner este resultado en entredicho? Aparentemente no, pero resulta que uno más una no siempre son dos, a veces son tres si no se toman las debidas precauciones (con razón dice  el dicho: “más vale prevenir que amamantar”. Si entramos en el campo de la Filosofía la cosa se complica bastante pues los filósofos, en su caso, ya no defienden si la auténtica verdad es ésta o la otra; ellos lo que hacen es establecer un debate para discutir sobre el concepto: qué es la verdad.
  Como podemos ver,  el asunto era muy complicado y, a lo largo de la historia,  las distintas civilizaciones no acababan de encontrar una verdad real y definitiva, que convenciera a todos.
  Afortunadamente, a mediados del siglo XX, un día  alguien encontró la verdad  y  esto supuso un gran hito para la humanidad. Tan grande fue la importancia del hallazgo que, desde entonces, el mundo es más feliz e incluso el planeta Tierra gira con más brío alrededor del sol.
  Los autores de tan importante hallazgo descubrieron una verdad auténtica, genuina e indiscutible; por cierto, quienes la encontraron era gente muy cercana a nosotros y el suceso tuvo lugar en un lugar insospechado. 
   Es sorprendente que, con lo grande que es el mundo y lo alejada que está nuestra zona de los centros científicos, económicos y de poder, haya sido precisamente aquí, en uno de los pueblos de nuestra comarca, donde encontraron la verdad.
   No puedo precisar si  el hecho ocurrió en Peralejos de Arriba, o en el de Abajo, pero lo cierto es que sucedió en uno de los dos Peralejos. Un día, por casualidad, tal como ha ocurrido a lo largo de la historia con otros grandes descubrimientos, hallaron la verdad.  
  Las primeras cosechadoras de cereal no aparecieron en nuestra comarca hasta finales de la década de 1960;  por ello, en épocas anteriores, cuando llegaba el verano, comenzaba para las familias campesinas , posiblemente, la época más dura del año pues había que recolectar la cosecha de cereales y ello se hacía casi todo,  manualmente.  Esto conllevaba un largo y laborioso proceso en el que intervenían todos los componentes de la familia.
   Cuando los cereales estaban maduros, se  procedía a segarlos y acarrearlos hasta las eras, donde eran trillados.; después había que limpiarlos,  proceso que consistía en separar la paja del grano y, por último, la actividad concluía con el transporte del grano y la paja a los graneros y pajares. 
   Todo este proceso, que comenzaba con la siega de las mieses y terminaba cuando se recogía el último carro de paja, era muy laborioso requiriendo interminables jornadas de trabajo. Posteriormente, con la llegada de las cosechadoras, se ha simplificado  todo de forma espectacular  esta tarea y, afortunadamente, han desapareciendo las agotadoras labores de siega, acarreo, trilla...
  
   Situémonos en un verano de aquellos, en los que aún no había cosechadoras, cuando todavía  se trillaba en las eras y ejidos a lo largo de los meses de julio y agosto. El panorama no podía ser más ingrato: días y días de intenso trabajo, bajo un sol abrasador propio de esta época del año.  
  Esta ingente labor,  en un ambiente tan caluroso, requería hidratarse bien; por ello,  para aliviar la sed, era necesario beber agua constantemente siendo el mejor amigo del labrador, a lo largo de todo el verano, era sin duda alguna, el botijo de barro.    
  Existen diferentes tipos de botijo o botija (en nuestra comarca también lo llamábamos barril),  dependiendo del tamaño, color, número de bocas…. siendo el más común de todos el que tiene en la parte superior un asa y dos bocas; una ancha, por donde se echa el agua en el recipiente, conocida como boca o embocadura y otra estrecha,  por donde sale el chorrito de agua para beber, conocida como pitorro.

Botijo de barro (Pereruela.net)

 
   Una tarde, en Peralejos, una familia estaba enfrascada en plena trilla y guardaba su botijo a la sombra de una parva. Un paisano, que pasaba por allí, tenía mucha sed, vio la botija, y, sin pedir permiso a sus dueños, la cogió y bebió largos tragos de agua fresca. Cuando hubo saciado la sed,  al ir a colocar el recipiente  entre los haces de trigo, en el lugar donde lo encontró, se dio cuenta de que el botijo apenas pesaba...había bebido tanta agua, que lo había dejado prácticamente vacío.
  Alguien más honesto hubiera cogido el botijo y se hubiera acercado a algún pozo o pilar cercano para rellenarlo de agua;  pero el hombre, para ahorrarse el trabajo de ir a rellenar la botija y evitar que se dieran cuenta los dueños que estaba casi vacía, tras mirar  a ambos lados y asegurarse de que nadie le observaba, meó dentro de la vasija. Al acabar la faena, colocó el botijo en el mismo lugar donde lo encontró y se alejó de allí sin que nadie le viera -como podemos ver, era un auténtico cabronazo-. 

  Un poco más tarde, el dueño se acercó a la parva a beber agua; cogió el botijo, lo alzó por encima de su cabeza, apuntó el pitorro hacia la boca,  tomó un buen trago, y cuando el líquido llegó a su garganta comenzó a escupir, haciendo grandes aspavientos de asco. Entonces, dijo en voz alta:
  - ¡El agua está malísima! ¡Como si alguien hubiera meado en el botijo!
     Se acercó otro, bebió también, y dijo:
  - Es verdad.
     Vino un tercero, que a su vez probó el contenido, y afirmó.
  - Sí, es verdad.
     Cuentan que aún hubo un cuarto catador que bebió del botijo,  paladeó el líquido en la boca, como si de un vino de crianza se tratara, lo escupió,  y proclamó con solemnidad:
   - Pues sí, yo os garantizo que es verdad.

   Así, de esta manera, en las eras de Peralejos, una calurosa tarde de julio, sin pretenderlo, encontraron la verdad. 

3 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Siempre tan interesantes y amenas tus historias como didácticas y divertidas. No sabía que la verdad la hallaron las gentes de Peralejos y eso que mi madre nació en Peralejos de Abajo, aunque de muy pequeña marchó a La Zarza; pero nunca le oí nada sobre la verdad hallada en su pueblo. A lo mejor fue en Peralejos de Arriba... (?)...
    -Manolo-

    ResponderEliminar
  3. Hola Manolo: Ya ves como cualquier lugar es bueno para hacer filosofía e, incluso, hallar cosas tan "trascendentes". El informante de esta historia, vamos a llamarla así, en su narración, en ningún momento aclaró si era Peralejos de Arriba, o de Abajo y me temo que ya no va a poder aclararlo. Un saludo.

    ResponderEliminar